Asociación

El Drama de la Cruz se representó por primera vez en la Semana Santa de 1978. Un grupo de jóvenes alcorisanos, que por entonces se reunían en torno al Club Juvenil, llevados por su afición al teatro y conscientes de lo idóneo de un marco tan privilegiado como el Monte Calvario, decidieron llevar a cabo la primera representación.

Primeros años

El Drama de la Cruz nacía sin vocación de continuidad, como una representación teatral, sin embargo la reacción de los dos centenares de alcorisanos que fueron testigos por primera vez de la puesta en escena de la Pasión, resulto clave a la hora de plantear nuevas representaciones.

En esos primeros años se decide que el Drama se represente una sola vez al año, sin ningún ánimo de lucro, hechos estos, que además del privilegiado escenario le confieren una personalidad propia.

La Pasión se ha hecho a sí misma, ha crecido de la mano de las gentes de Alcorisa, y ha alcanzado una madurez plena, no exenta de una portentosa voluntad de renovación, algo que contribuye a dinamizar, embellecer y agilizar la trama.

Guiones, actores, escenarios y visitantes

Desde un principio se mantuvo ajena a la tutela de la iglesia, si bien resultaba indispensable acudir a los evangelios para poder elaborar un primer guión.

El paso del tiempo ha obligado a renovar la representación, y salvo la esencia que nunca ha perdido, y la ilusión de los que en ella participan, poco queda de aquella fría tarde de 1978.

Se ha pasado de unos treinta actores a unos trescientos, y las gentes de Alcorisa han pasado de espectadores a cómplices y colaboradores, porque de una u otra forma todo el pueblo vive el Drama.

En la actualidad recibimos a unos seis mil visitantes, y los rostros emocionados, las felicitaciones sinceras, las lágrimas y los aplausos, se han convertido en nuestro mejor aval y en nuestro mayor estímulo.

El constante peregrinar de gentes obliga anualmente a realizar un considerable esfuerzo, a disponer de todo tipo de recursos para prever cualquier incidente.

Guiones, actores, escenarios y visitantes

Desde un principio se mantuvo ajena a la tutela de la iglesia, si bien resultaba indispensable acudir a los evangelios para poder elaborar un primer guión.

El paso del tiempo ha obligado a renovar la representación, y salvo la esencia que nunca ha perdido, y la ilusión de los que en ella participan, poco queda de aquella fría tarde de 1978.

Se ha pasado de unos treinta actores a unos trescientos, y las gentes de Alcorisa han pasado de espectadores a cómplices y colaboradores, porque de una u otra forma todo el pueblo vive el Drama.

En la actualidad recibimos a unos seis mil visitantes, y los rostros emocionados, las felicitaciones sinceras, las lágrimas y los aplausos, se han convertido en nuestro mejor aval y en nuestro mayor estímulo.

El constante peregrinar de gentes obliga anualmente a realizar un considerable esfuerzo, a disponer de todo tipo de recursos para prever cualquier incidente.

Evolución

La evolución ha sido y es constante, nada es aleatorio y cualquier cambio o novedad introducido vienen respaldados por un concienzudo estudio histórico, de ahí que nuestro Cristo y los ladrones suban al Calvario con un madero atravesado sobre sus hombros, tal y como demuestran los estudios de época.

Del mismo modo el guión ha sufrido cambios constantes, hasta convertir a la representación en algo ágil y rebosante de emoción. Para elaborar el guión el Drama cuenta con un experimentado director artístico, y unos excelentes asesores que pretenden mantener la esencia de la Pasión.

Trabajo de profesionales hecho por amateurs

La Pasión es un completo trabajo de profesionales llevado a cabo por amateurs.

En la actualidad cuenta con un extenso y completo vestuario, decorados, accesorios de todo tipo, pero siempre dentro de las pautas que marcaba la época.

Quienes actúan participan también en el trabajo de montaje y desmontaje de escenarios, además de contar con una eficiente organización.

Cuanto se lleva a cabo surge del propio esfuerzo de sus gentes, ajenos a cualquier tutela institucional, pero con el respaldo de todas los habitantes de la Villa.

Trabajo de profesionales hecho por amateurs

La Pasión es un completo trabajo de profesionales llevado a cabo por amateurs.

En la actualidad cuenta con un extenso y completo vestuario, decorados, accesorios de todo tipo, pero siempre dentro de las pautas que marcaba la época.

Quienes actúan participan también en el trabajo de montaje y desmontaje de escenarios, además de contar con una eficiente organización.

Cuanto se lleva a cabo surge del propio esfuerzo de sus gentes, ajenos a cualquier tutela institucional, pero con el respaldo de todas los habitantes de la Villa.

El actor perpétuo

Cabe decir que el único actor que se mantiene desde sus inicios es nuestro monte Calvario, que construido por los frailes franciscanos en 1573 se ha convertido por derecho propio en el protagonista.

El resto de los que intervenimos somos simples aficionados, dispuestos a trabajar y con una dedicación totalmente desinteresada. Para nosotros la Pasión es algo especial, porque se aleja de lo divino y se adentra en lo humano, en esa parte que tanto sentimos, porque se lleva en el alma.

Momento clave

La década de los ochenta fue clave para el Drama, porque no solo se consolidó como obra, sino como referente ineludible para nuestra Semana Santa y la de los pueblos que conforman la Ruta del tambor y el Bombo.

Ese hecho obligó en su momento a constituirse como Asociación Cultural Drama de la Cruz, de manera que se pudiese encauzar todo el capital humano del que se disponía, cumplir con las expectativas que cada año se generaban y subir un poco más si cabe el listón.

En esa línea hay que decir que el trabajo comienza el mismo Viernes Santo a eso de las ocho de la tarde, cuando se comenta lo acontecido y se empieza a diseñar como se hará en la siguiente ocasión.

Tras la representación está el silencioso y dedicado trabajo de unas gentes que hoy conforman una familia, porque el Drama exige un esfuerzo considerable.

Momento clave

La década de los ochenta fue clave para el Drama, porque no solo se consolidó como obra, sino como referente ineludible para nuestra Semana Santa y la de los pueblos que conforman la Ruta del tambor y el Bombo.

Ese hecho obligó en su momento a constituirse como Asociación Cultural Drama de la Cruz, de manera que se pudiese encauzar todo el capital humano del que se disponía, cumplir con las expectativas que cada año se generaban y subir un poco más si cabe el listón.

En esa línea hay que decir que el trabajo comienza el mismo Viernes Santo a eso de las ocho de la tarde, cuando se comenta lo acontecido y se empieza a diseñar como se hará en la siguiente ocasión.

Tras la representación está el silencioso y dedicado trabajo de unas gentes que hoy conforman una familia, porque el Drama exige un esfuerzo considerable.

Mirada al futuro

En los noventa el Drama afianzó sus sólidas bases y emergió allende nuestras fronteras, marcando un carácter propio, una esencia y una puesta en escena sin parangón.

Hoy, ya en el siglo XXI, encaramos el nuevo milenio con la mayor de las ilusiones, con la misma entrega y las mismas ganas, empeñados en continuar ampliando nuestro horizonte.

De la primera representación poco queda, salvo el espíritu de trabajo en equipo, de superación año tras año y de logro colectivo, todo lo demás ha evolucionado. Se ha pasado de poco más de 30 actores a más de 300 y los espectadores que la presencian se han incrementado continuadamente, en la actualidad alguna edición ha superado los 7.000.

El despliegue técnico actual, micrófonos inalámbricos y más de 20.000 watios de potencia sonora repartida por las tres ubicaciones de las escenas, nada tiene que ver con el megáfono que el párroco de la localidad prestó para la primera representación.

Del primer cartel anunciador, hecho a máquina con un dibujo alusivo por un multicopista, hemos pasado al diseño gráfico más actual con una tirada de 10.000 ejemplares.

Pin It on Pinterest

Share This